Por: Ricardo Tribín Acosta 

El hábito no hace al monje

Rafael es mesero de un buen restaurante Italiano en el cual trabaja con devoción y responsabilidad. Un día cualquiera llega al sitio un señor vestido con shorts, pantuflas y camisa desteñida a pedir ser atendido. Dada su figura, nada atractiva, ninguno de los otros meseros le prestó atención, excepto Rafael, quien consideró que de todas formas era un cliente y era su deber brindarle un buen servicio. El hombre se portó muy correctamente, hizo un importante consumo y al final duplicó el valor de la cuenta en propina. 
Leer más..>>


Haga click en la imagen