Por: Ricardo Tribín Acosta 

¡Claro que se puede!

Existen ejemplos de constancia y perseverancia los que, no solo son dignos de admiración, sino que a la vez provoca imitarlos. Esta es la historia de un humilde hombre quien desde pequeño tenía la ilusión de viajar y conocer  todo su país. Problema tras problema le había tocado enfrentar, entre ellos la negación mental de comprometerse a realizar lo que se había propuesto, hasta que un día, a la edad de setenta y seis años se decidió, se montó en una moto que le prestaron, y recorrió casi un millón de kilómetros cuadrados durante varios meses.
Leer más..>>


Haga click en la imagen