Un paseo por las Cataratas

de Niágara en otoño

Por: Antonio Vargas (Primera Plana Newspaper)

niagara

Viajar a Niagara Falls es sentirse impresionado por la grandeza de su paisaje natural, aunque a decir verdad, es mucho más que espacios naturales y cataratas. La pequeña ciudad ofrece una gran variedad de servicios a disposición de los viajeros, desde museos naturales, parques de atracciones, casinos, además de galerías dedicados al Arte y la Cultura, paseando por sus modernas calles y visitando algunos de los lugares más emblemáticos. Posee también una muy buena hotelería con una variada oferta de tarifas, de acuerdo a la estación que se visite. Aunque hay que decir también que las Cataratas son solo una parte, dentro de los cientos de atractivos turísticos que ofrece esta gran región, que comparte frontera con Canadá.

No es tan grande como Iguazú o El Ángel de Venezuela, pero Niágara es un espectáculo natural único verlo teniendo como fondo los colores de otoño y de cambio de estación. Las hojas entre amarillas y rojas, forman un manto impresionante que nos llena la vista, y una sinfonía que inunda es oír la caída de agua al que se accede a través de una moderna infraestructura de caminos y parajes muy bien dispuestos, que hacen fácil ver las cataratas desde diversos ángulos y gozar de esa maravilla de la naturaleza.

Las Cataratas del Niágara, están consideradas como una de las grandes maravillas naturales del mundo. Se estima que millones de personas la visitan cada año y se dice que es una tradición de las parejas recién casadas que vienen a pasar su luna de miel aquí. Se dice que la palabra Niágara es de origen indígena y significa como “estrecho” o “truenos de agua.

niagara2

Para apreciarlo, casi de cerca y vivir una experiencia extraordinaria, se pueden tomar el paseo en barco que ofrece Maid of the Mist, premunidos de unos ponchos de plástico, para evitar mojarnos, adentrándonos a casi el centro de las cataratas lo que permite sentir el sonido y la fuerza de las caídas de agua. Allí, cerca las Cataratas del Niágara, parecen solo una, pero están compuestas por la caída de agua del lado americano, llamadas Cataratas Velo de Novia, y por las cataratas canadienses en forma de “u” o Cataratas Herradura (Horseshoe Falls). Las cataratas Velo de Novia tienen una caída de 34 metros, mientras que las cataratas Herradura caen de una altura de 52 metros.

Las cámaras de los turistas perennizan una visita inolvidable a esta gran maravilla formada por la madre naturaleza, que hace, que cientos de turistas de todas partes del mundo, se trasladen desde lugares tan lejanos para conocerla en su real magnitud.
El río Niágara, de 56 km. de largo, que va del lago Erie al lago Ontario, en el lado canadiense, es el que crea las cataratas al pasar de un lago al otro. Más de 170,000 mts³ de agua por minuto caen durante la primavera y el verano, estaciones ideales para visitarlas, aunque recién entrada a la estación del otoño es una maravilla por el contraste de colores de las hojas de los árboles que empiezan a caer.

niagara3
En las noches las cataratas son iluminadas con reflectores de varios colores y los fines de semana se presentan sobre las cataratas vistosos fuegos artificiales, lo que es un gran espectáculo de maravillosos colores.

Viajar a Niagara Falls es sentirse impresionado por la grandeza de su paisaje natural, aunque a decir verdad, es mucho más que espacios naturales y cataratas. La pequeña ciudad ofrece una gran variedad de servicios a disposición de los viajeros, desde museos naturales, parques de atracciones, casinos, además de galerías dedicados al Arte y la Cultura, paseando por sus modernas calles y visitando algunos de los lugares más emblemáticos. Posee también una muy buena hotelería con una variada oferta de tarifas, de acuerdo a la estación que se visite.
Aunque hay que decir también que las Cataratas son solo una parte, dentro de los cientos de atractivos turísticos que ofrece esta gran región, que comparte, como dijimos antes, frontera con Canadá.

niagara4