Concesión Autopistas del Café a rigurosa revisión

Cada día más usuarios permanentes de la vía aseguran que ojalá la concesión así como es de rápida para aumentar los peajes, fuese igual de diligente para solucionar los baches y problemas de señalización.

autopistascafe

El diputado del partido Liberal Mario Marín Hincapié solicitará ante el Ministerio de Transporte una rigurosa revisión a la concesión de Autopistas del Café, concesión que está a cargo de la empresa Odinsa y que por estos días hace su respectivo trámite para una renovación; pretendiendo de esta manera continuar con el manejo, mantenimiento y “obras” de varias vías en el Eje Cafetero.

“Como diputado del departamento de Risaralda debo expresar mi profunda preocupación por la posible ampliación del plazo para el manejo de vías en nuestro territorio por parte de Autopistas del Café, ellos quieren pedir 20 años más de manejo, pero los habitantes de esta zona del país nos sentimos mal tratados”, comentó Marín Hincapié.

Según la concesión, algunos de los servicios ofrecidos para los viajeros en el Eje Cafetero son: vigilancia y apoyo, ambulancia y grúa, inspección vial, centro de control, tambos, entre otros; servicios que para el dirigente liberal no son suficientes, ni mucho menos proporcionales a los ingresos que reciben por concepto de peajes.

“De verdad que los ingresos que recibe la concesión no es en nada similar a los servicios y las obras que realizan; a esto debemos añadir que los peajes del Eje Cafetero, son los más caros del país y el estado de las carreteras no es el mejor, es un descaro tener que pagar $12.900 pesos por vehículo en el peaje de Circasia para una vía que prometieron sería toda de doble calzada y hasta el momento no han cumplido”, expresó Mario Marín.

Y agregó: “En el municipio de Dosquebradas fueron muy pocas las obras que se realizaron, y si bien debemos reconocer que se solucionó el embotellamiento en el ascenso a Santa Rosa, creo que se quedaron cortos con todo lo que hay por realizar; la doble calzada Punto 30 al Terminal de Pereira no se le ve ni pies ni cabeza, y los puentes vehiculares y peatonales no existen, realmente es hasta peligroso transitar por allí”.

Como lo describe pues su objeto: “Concesión para el diseño, rehabilitación, construcción, operación y mantenimiento de nuevas soluciones a la infraestructura vial en los corredores del Eje Cafetero”, Autopistas del Café poco y nada ha hecho por cumplir con su misión y cada día más usuarios permanentes de la vía aseguran que ojalá la concesión así como es de rápida para aumentar los peajes, fuese igual de diligente para solucionar los baches y problemas de señalización que presentan las carreteras a su cargo.