¿Podría ser este el rostro de Santa María Magdalena?

virgen magdalena oro

Una vez más, se ha demostrado que cuando ciencia e iglesia se unen, el resultado es maravilloso. En esta ocasión, ha desembocado en el descubrimiento de lo que podría haber sido el rostro de una de las discípulas de Jesús de mayor importancia en la religión cristiana, Santa María Magdalena.


Un cráneo albergado en un relicario en la Basílica de Santa María Magdalena en Saint-Maximin-la-Sainte-Baume, al sureste de Francia, motivó a dos investigadores a una reconstrucción facial.

Hace tres años, Philippe Charlier, antropólogo biológico de la Universidad de Versalles, y Philippe Froesch, experto en imágenes forenses, se interesaron en el cráneo que se cree fue de María Magdalena. El cráneo está protegido por un cristal, por lo que los investigadores tomaron más de 500 fotografías de distintos ángulos para lograr una recreación computarizada en 3D

La supuesta tumba de Santa María Magdalena fue descubierta el 12 de diciembre de 1279 y generó la devoción de Carlos II de Anjou, Rey de Nápoles, quien financió la construcción del templo.

Según la tradición local, María Magdalena junto a su hermano Lázaro viajaron en un barco milagroso, sin velas ni timón, desde Tierra Santa hasta Francia, evangelizando la región de Marsella.

Este es pues, el trabajo final de la reconstrucción facial realizada. ¿Podría ser este el verdadero rostro de la santa discípula de Jesús, María Magdalena?:

virgen magdalena

Cabellos encontrados en el cráneo indican que la mujer tenía el pelo marrón oscuro. El color del rostro se determinó por los tonos típicos de mujeres del mediterráneo.

De acuerdo a Froesch, el proceso que siguieron está basado en el que realiza la Oficina Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI) para investigaciones criminales.

Los investigadores esperan que en el futuro la Iglesia Católica les permita realizar pruebas de ADN al cráneo para determinar el origen geográfico de la mujer y que estos hallazgos nos permitan saber más acerca de la Santa.