El gran tesoro de la Tierra

Por: Ricardo Tribín Acosta


Del célebre escritor y conferencista motivacional, Gonzalo Gallo extracté de uno de sus artículos lo siguiente " Nada es de uno, todo es prestado y, cuando descubres la alegría de compartir, pasa a un segundo plano el atesorar", lo cual me confirma que la verdadera felicidad del ser humano no es la que se consigue solamente aumentando los bienes materiales, sino que hay otras actividades que se pueden hacer y las que enriquecen inmensamente a las personas. William Brownfield en el Credo de la Camara Junior Internacional JCI, lugar en donde aprendi tantas cosas buenas en mi adolescencia, expresa “y que servir a la humanidad es la mejor obra de una vida”.


Y como se dice en la palabra de Dios “de qué le sirve al hombre ganar el mundo entero si pierde su alma?, O ¿qué podrá dar el hombre a cambio de su alma?”, reconociéndose así que la riqueza material, si bien importante en algunos aspectos, no es lo único, ya que tesoros tan grandes como la paz, la serenidad, el gozo interior y exterior, y la libertad, asentados en las bases del servicio, no tienen precio puesto que a la larga traerán inmensas riquezas espirituales y sin duda alguna las bastante anheladas posesiones materiales.

http://ricardotribin.blogspot.com