Adiós a un grande, Augusto Ramírez

augusto ramirez

No hay nada más difícil que despedir a un verdadero amigo, casi hermano, quien hasta el último día de su vida cumplió con su responsabilidad como esposo, padre de familia, dirigente social y deportivo, adiós a Juan Augusto Ramírez González, fundador, alma y nervio de la Copa Ciudad Pereira.

"Es una pérdida inmensa para nuestra sociedad, Augusto Ramírez, sin duda alguna nos deja un legado aún superior a su partida, siempre lo dio todo por su familia, por Pereira, por su Copa y por la Universidad Tecnológica de sus entrañas, seguramente descansará con la satisfacción del deber cumplido", recalcó el diputado del deporte Mario Marín Hincapié.

El diputado tuvo la oportunidad de compartir con Augusto desde el inicio del que se convirtió en uno de los mejores torneos del fútbol aficionado en el país, hasta la última versión que culminó hace apenas un par de días en el antiguo Alberto Mora Mora.

"Dios sabe la manera en que cada uno cumple con su misión en este planeta, nos prestó un ser incondicional durante años que hubiésemos querido disfrutar mucho más, pienso que Augusto se despidió feliz al catalogar la final de la Copa número 35 como la mejor de todos los tiempos", concluyó Marín Hincapié.

El país entero pierde a un hombre muy importante, quien ocupó cargos de gran relevancia representando a nuestro departamento a nivel nacional e internacional, nos queda el consuelo de su amistad incondicional y su perseverancia innagotable para lograr sus objetivos. "Agustico mijo", no es más que un hasta luego.